21.9.15

Bestia desesperada: Más bestia que hombre

Puedo ver sus almas inocentes
mientras su sangre alimenta
al monstruo en que me he convertido;
me entrego a esta maldición
y el sufrimiento va quedando atrás,
pues de aquél rey que fui
solo quedó la maldad.

He visto al demonio en sus ojos,
reflejo de la aberración que soy;
he visto la llama de la vida extinguirse,
hasta el último aliento entre mis garras.

La muerte, finalmente, les traerá paz
y nutrirá esta horrenda agonía.
Viviendo en el limbo 
olvidé hasta mi nombre,
me doy cuenta que ya soy

11.9.15

Lo que tienes

Te pertenece hasta mi sentido de pertenencia,
tienes mis miradas
desde la primera luz del alba
hasta que aparecen las estrellas por la noche.

Tienes mi tiempo de vida
guardado en tu mesita de luz,
tienes mi pasado y mi futuro
y mi presente junto a ti.

Tienes mis colores descoloridos,
mis brillos y mis tardes grises,
tienes mi sonrisa de lluvia
y mis domingos fuleros.

Tienes lo que soy y seré hasta el fin;
no he venido a completarte, ni a llenarte,
vine para hacerte feliz.

5.9.15

En tus mares

Desperté enredado entre lazos dorados,
junto a tu sonrisa y el aroma de tu piel
está el comienzo de mi felicidad.

El verde de tus ojos
absortos, silenciosos,
me invitan a sumergirme en tus miradas
como mares turbulentos y violentos
pero sin lamentos.

Navegaré en tus aguas
entregado a la aventura, 
que comenzó en tu cuello
y ahora va por tu cintura.

No tengo miedo a naufragar,
ni a perderte en el horizonte
porque tú siempre estarás
y tu amor será mi Norte.