27.12.15

Sueños en la madrugada

En la agridulce noche
la ciudad duerme en silencio
albergando a cada ser muy en su interior
uniendo sueños y pesadillas en una sola realidad.

Camino las calles
con cada pensamiento
sintiendo este frío primaveral,
las flores humedecidas por la lluvia
brillan lejos de las estrellas
que se esconden detrás de un cielo
tan opaco como mis ojos en la madrugada.

Llego al final de las sombras
y nada me hace soñar,
excepto el recuerdo de tu mirada,
aquella que se sostenía en la distancia 
observando fija al horizonte
desde donde el Sol comienza a acariciar
un día gris que quizás, una vez más,
por tu sonrisa vuelva a brillar.